Artículos

La indigestión eclesiástica: la polémica filioque

La indigestión eclesiástica: la polémica filioque


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

La indigestión eclesiástica: la polémica filioque

Por Andrea Toven

Seminario de Lutero, 2000

Introducción: La iglesia cristiana fue una vez solo eso: la iglesia cristiana. El este y el oeste estaban unidos entre sí, compartiendo un conjunto común de creencias durante los primeros cuatrocientos años de su existencia. La frase processio spiritus sancti ex patre filioque, traducido del latín como “el Espíritu Santo procede del Padre y del Hijo”, representó un punto de inflexión en la historia del cristianismo. Esta frase, específicamente la palabra “filioque”, fue un factor importante que contribuyó al cisma entre las iglesias orientales y occidentales.

La doctrina de la doble procesión no puede entenderse si se considera al margen del pensamiento de Agustín. Agustín, sin saberlo, pudo haber desencadenado esta controversia que finalmente llevó a la división entre las iglesias orientales y occidentales. Un comentarista de Focio creía que cada crisis y cambio de pensamiento en la iglesia occidental se remonta a Agustín. En su tratado, De Trinitate, se basó en las Escrituras y la lógica para argumentar a favor de la doble procesión. Según Agustín, la procesión del Espíritu Santo fue tan verdadera del Hijo como del Padre. Primordialmente, el Espíritu Santo procede del Padre, quien luego le dio al Hijo la habilidad de producir el Espíritu Santo.


Ver el vídeo: Debate Cuál es la verdadera Iglesia? (Mayo 2022).